Mejorar la salud reproductiva y así favorecer la fertilidad

Nuestro cuerpo es una estructura muy sensible tanto a agentes externos como internos que pueden alterar el buen funcionamiento de los órganos y del sistema fisiológico provocando síntomas o enfermedades de diversa gravedad.

Entre los condicionantes internos, la alimentación es la responsable de que el organismo en su conjunto disponga de los nutrientes necesarios para su buen funcionamiento. Cuando hablamos de buena alimentación no nos referimos simplemente al “comer sano y bien”, sino que apuntamos a una planificación personalizada de aquellos nutrientes y alimentos que benefician el buen desarrollo de ciertas funciones orgánicas, como es el caso de la fertilidad.

La relación entre la alimentación y la fertilidad, tanto en hombres como en mujeres, es una variable a la que no se le presta la debida importancia, sin embargo, tiene gran incidencia en las diferentes etapas del proceso de embarazo, gestación y parto en mujeres, y en la calidad, cantidad y movilidad espermática en los hombres.

Un factor limitante para la consecución del embarazo es el sobrepeso. Las parejas en las que ambos integrantes son obesos tardan hasta un 60% más de tiempo en alcanzar la concepción que las parejas que disfrutan de un peso normal. En casos en los que además de exceso de peso se agregan factores de riesgo tales como tabaco, la falta de ejercicio físico o niveles elevados de colesterol, el periodo hasta la concepción puede aumentarse.

Un índice de referencia es el de la masa corporal, fórmula en escala que nos indica la situación de normopeso, infrapeso, sobrepeso y obesidad tipo I , II y III. Por encima de un IMC de 30 (obesidad I) ya se presenta una situación complicada para lograr un embarazo, empeorando las posibilidades en un 4% por cada punto de aumento del IMC. Por el otro extremo un IMC considerado infrapeso, en los que por la falta de grasa corporal se producen ciclos menstruales irregulares e incluso retirada de la regla, impedirán por completo la posiblidad de consecución de un embarazo. Pero no sólo el peso de los padres afecta la posiblidad del embarazo, además las investigaciones han concluido que la  buena alimentación durante la gestación tiene consecuencias en el buen desarrollo y crecimiento del feto, menores dificultades en el parto, y previene la obesidad infantil.

En Centro UNO disponemos de un nuevo servicio de Nutrición Procreativa formado por nutricionistas y médicos especializados que te acompañarán en la búsqueda de lo más deseado: tu bebé. La alimentación Procreativa es la nueva tendencia médico-nutricional con la que se están consiguiendo mejores tasas de implantación y menos abortos espontáneos tanto en embarazos naturales como en aquellos que son a través de Tratamientos de Reproducción Asistida (TRA).

Ofrecemos un programa de Nutrición de 8 semanas cuyo objetivo es favorecer la fertilidad y mejorar la composición corporal mediante una alimentación específica especialmente diseñada para quienes van a realizar un Tratamientos de Reproducción asistida o buscan un embarazo de forma natural. Te acompañaremos y ayudaremos a preparar tu cuerpo y tu mente de un modo relajado y personalizado.

Si este es vuestro caso y estáis en el proyecto de quedar embarazados, no esperéis más y comenzad a preparar vuestro cuerpo para recibir a la persona más importante de vuestras vidas. En Centro UNO les esperamos para acompañarles en este deseado proyecto en el que “Tú te cuidas para cuidar a tu bebé”

 

Realiza una llamada informativa para valorar cuál es la mejor forma de poder ayudarte.

  • Llama ahora al 965 049 795 y pide una cita.

  • Esta llamada puede ser el pequeño gran paso que te cambie la vida.


Queremos escucharte, te vamos a ayudar.

SOLICITAR CITA AHORA